El autoclave: un elemento imprescindible

febrero 3, 2020by Kalstein
junbsd.png

El autoclave es un equipo diseñado para esterilizar material y medios contaminados, con el fin de eliminar, de forma confiable los microorganismos que de otra forma estarían presentes en objetos que se utilizan en actividades de diagnóstico, tratamiento o investigación en instituciones de salud hospitales y laboratorios. Es un recipiente metálico de paredes gruesas con cierre hermético que permite trabajar con vapor de agua a alta presión y alta temperatura.

Este equipo inactiva todos los virus y bacterias, ya que la acción conjunta de la temperatura y el vapor produce la desnaturalización de las proteínas de los microorganismos, entre ellas las esenciales para la vida y la reproducción de éstos, hecho que conlleva a su destrucción. Su inventor fue Charles Chamberland en 1879.

¿Cómo funciona un autoclave?

Los autoclaves se usan para esterilizar equipos y suministros sometiéndolos a vapor de agua saturado a alta presión a 121°C durante alrededor de 15 a 20 minutos dependiendo del tamaño de la carga y el contenido. El proceso completo de esterilización en un autoclave se compone de diferentes fases:

  • Fase de purgado: A medida que la resistencia calienta el agua del fondo del calderín, se va produciendo vapor que desplaza el aire, haciéndolo salir por la válvula de purgado que está abierta. Esta fase termina cuando se alcanza la temperatura de esterilización.
  • Fase de esterilización: Una vez cerrada la válvula de purgado y alcanzada la temperatura de esterilización previamente seleccionada se inicia el proceso de esterilización.
  • Fase de descarga: Terminado el proceso de esterilización, deja de funcionar la resistencia calefactora, con lo que deja de producirse vapor y la presión y temperatura del calderín empieza a bajar poco a poco.

¿Qué es la esterilización?

La esterilización describe el procedimiento de librar objetos y materiales de microorganismos vivos, por lo tanto es imprescindible en el sector de la medicina. La esterilización está por encima de la desinfección, y se aplica cuando los desinfectantes no garantizan la prueba de esterilidad. La esterilización se puede realizar mediante procedimientos térmicos o químicos. Para ello se ofrece en la esterilización una gama de aparatos que permiten realizar una esterilización esto incluye por ejemplo los autoclaves.

¿Qué consideraciones debemos tener en cuenta para una correcta esterilización del material?

  • Para que la esterilización de medios de cultivo sea eficaz, la temperatura y el tiempo seleccionados deben alcanzarse en todo el líquido. Como quiera que la transmisión del calor en el líquido de los recipientes se realiza de fuera hacia dentro, es evidente que la eficacia del proceso dependerá del volumen de líquido.
  • En general, no conviene esterilizar juntos recipientes grandes y pequeños. En todo caso la selección de la temperatura y tiempo se efectuará según sea el volumen de los recipientes.
  • Los recipientes con cierre hermético deben ser introducidos en el autoclave sin cerrar totalmente el tapón, para facilitar la entrada del vapor durante el proceso. Al vaciar el autoclave después de la esterilización procederemos a cerrar totalmente estos recipientes.
  • Los recipientes vacíos precisan de un tiempo de esterilización mayor que los recipientes con líquido en su interior.
  • Las autoclaves se encuentran disponibles en muchos tamaños, los pequeños son de sobremesa y los más grandes, son equipos complejos que requieren gran cantidad de preinstalación para su operación. Para medir su tamaño por lo general se toma como referencia el volumen de la cámara de esterilización, que se mide en centímetros cúbicos o en litros. Dependiendo de su operación se encuentran semiautomáticos o automáticos.

¿Que debes saber antes de emplear un autoclave?

Las autoclaves utilizan vapor de alta presión y alta temperatura para la esterilización. Los riesgos son potenciales y por tanto es necesario seguir ciertas consideraciones para evitar posibles peligros:

  • Se pueden provocar quemaduras en la piel al manipular las paredes y la puerta de la cámara del autoclave.
  • El vapor residual que sale del autoclave y los materiales al finalizar el ciclo de uso.
  • Lesiones de manos y brazos al cerrar la puerta.
  • Lesión corporal si hay una explosión.

En Kalstein hemos diseñado autoclaves que cumplen de manera eficiente los estrictos requisitos de seguridad y esterilización de los grandes centros de salud. Por eso le invitamos a echar un vistazo a nuestros a uno de los autoclaves disponible en AQUI

Kalstein

MONTPELLIER

Sede

Optimum Business Center, 450 Rue Baden Powell, 34000 Montpellier
(+33) 4 67 15 88 49(+33) 6 63 81 00 23

sales@kalstein.eu

UBICACIONES

Estamos siempre cerca.



Se parte de nuestro equipo!
Distribuidores



Sigue nuestra actividad en las redes sociales

Mantente informado con todas las noticias de actualidad del sector.


Hola
¿En que podemos ayudarte?
Powered by